Gastos deducibles para autónomos: ¿Qué podemos deducirnos?

Gastos deducibles para autónomos: ¿Qué podemos deducirnos?

Se consideran gastos deducibles para autónomos a los gastos que pueden ser reducidos de los pagos de impuestos que se le otorga a la hacienda. El trabajador autónomo debe presentar de forma trimestral o anual una constancia sobre los pagos o inversiones que realiza vinculados a los movimientos financieros de su actividad laboral o fuente de ingreso legal.

Los pagos deducibles deben ser justificados y contabilizados de la forma correcta antes de ser presentados, por eso es importante que los empleados autónomos lleven registros legales sobre sus gastos, las facturas y las cuentas en las que se realizan los movimientos financieros.

No siempre los trabajadores están al tanto de cuáles son los gastos que pueden ser reducidos, cómo debe ser este proceso, o qué tener en cuenta y contratan a una persona encargada que se los realice, aunque siempre es mejor hacerlo por su cuenta para evitar que se presente algún problema. Por eso te presentamos los gastos que pueden ser deducibles para los trabajadores autónomos.

Requisitos para deducir gastos 

Uno de los errores más comunes que cometen los trabajadores autónomos es no tener en cuenta cuáles son los requisitos que se solicitan para poder solicitar la deducción de gastos y se llevan como sorpresa altos costos de impuestos que deberán pagar por no saber presentar estos documentos de la forma debida. Los requisitos que deben cumplir los gastos para ser deducibles son:

Vinculación con la fuente de ingreso de la actividad laboral en la que trabaja el autónomo. No se aceptan gastos de otras cuentas que el presente maneje o que sean gastos personales, ya que, estos no son deducibles y querer agregarlos sería cometer un error que podría tachar a la persona como de oportunista.

Gastos deducibles para autónomos: ¿Qué podemos deducirnos?

Deben estar debidamente justificados, contar con una explicación de por qué se generan esos gastos acompañados con la factura de su realización con los montos exactos. La importancia de por qué ese dinero fue gastado es uno de los puntos fundamentales que la hacienda toma en cuenta antes la hacienda para decidir si lo toman como un monto que debe ser reducible o no.

Cada trabajador en su empresa, negocio o actividad laboral propia debe poseer un libro contable, mantener los registros en estos libros es la forma legal de llevar el control de los gastos realizados en la empresa, por lo que este libro debe ser presentado en el lugar donde se va a solicitar la deducción de gastos. Aquellos que estén solicitados, pero que no se encuentren en el libro, no serán aprobados.

Es necesario solicitar la factura cuando se realice una compra para la empresa o el negocio, no es suficiente presentar un ticket que conste que se realizó el pago. La factura es el documento que las administraciones exigen como soporte, si no se presenta el gasto no será deducible.

¿Qué gastos puede deducir un autónomo?

Para realizar la declaración de la renta es necesario saber cuáles son los gastos deducibles que puede otorgar la hacienda, para así tener un control de ellos. Es fundamental saber qué pagos presentar y no sorprenderse al momento de tener que cancelar más de lo que se tenía en cuenta por no tener el conocimiento de cuáles son esos gastos. La lista de gastos deducibles es:

Consumos de explotación

Se trata de la mercancía que debe ser comprada cada cierto tiempo que es esencial para el desarrollo y producción de la empresa u organización para poder ofrecer el producto o servicio por el que vela la empresa. Entre ellos se encuentran la compra de materias primas, materiales auxiliares, el material de oficina, los procesos y materiales de embalajes, combustibles y otros gastos necesarios que dependen de la razón social de la empresa.

Sueldos, salarios y otros gastos del personal

Las retribuciones económicas que se le brindan a los trabajadores por su trabajo y desempeño de forma quincenal o mensual y los eventuales como las bonificaciones, deben ser agregados como concepto de nómina para ser deducidos de las declaraciones de renta. También deben ser agregadas las indemnizaciones, liquidaciones por despidos, etc.

Seguridad social a cargo de la empresa

Cada vez que la empresa paga su cuota por la contratación de un trabajador del área de Seguridad Social, estos pagos deben ser agregados de forma continua y ser presentados juntos al momento de realizar la declaración de la cuenta del autónomo y del autónomo colaborador en caso de contar con uno.

Arrendamientos

Los alquileres de los espacios inmobiliarios y financieros en los que se desarrollen actividades relacionadas a la empresa, negocio u organización. Estos gastos suelen ser un poco elevados, así que la mejor opción es mantener el control y mantener con los requisitos al día para poder deducir el pago de estas gestiones.

Reparaciones y conservaciones

A pesar de ser gastos no planificados o que no se tienen siempre en cuenta, pueden surgir averías o inconvenientes en cuanto a las instalaciones, maquinarias o procesos de producción que interfieren con el trabajo y causan retrasos. Estos gastos también serán deducibles por la importancia que tienen en cuanto al funcionamiento de la empresa.

Servicios de profesionales independientes

En este ámbito, se deberá llevar un registro de los profesionales con los que la empresa realiza tratados o brindan su servicio a la empresa, pero no son parte de la plantilla de trabajo en su totalidad. Por ejemplo, los abogados, personal de marketing si no se cuenta con un departamento interno del mismo en la empresa, notarios, personal de mantenimiento esporádico, etc.

Otros servicios exteriores

Son gastos que se encuentran fuera de la empresa, pero que aún así son productos o servicios necesarios para que se llegue al objetivo de la empresa en cuanto a sus planes de producción de forma legal, entre ellos se encuentran las primas de seguro, gastos publicitarios y servicios de la banca.

Tributos fiscalmente deducibles

Son los tributos que no tienen relación con el estado. Por ejemplo, las tasas y pagos que se realizan en contribuciones especiales, así como los impuestos de los Bienes Inmuebles que estén relacionados con la actividad laboral de alguna forma u otra.

Gastos financieros

Son aquellos gastos que se realizan por medio de una financiación, un préstamo o un crédito tomado de algún agente externo, que sea solicitado para el bien común de la empresa, organización o negocio.

Amortizaciones

Son gastos que son necesarios cuando la maquinaria o las instalaciones inmobiliarias sufren por el agotamiento de su tiempo de vida útil y hay que darlos por perdida e invertir en nuevo equipamiento para evitar un paro de producción.

Continúa leyendo sobre el IVA de los autónomos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.