X

Estimación directa normal para autónomos: ¿cuáles son sus ventajas?

Conoce los detalles de la estimación directa normal, sus diferencias con la estimación objetiva y la simplificada y cómo calcular el rendimiento neto.

Los autónomos pueden usar dos métodos para calcular el importe del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que deben abonar a Hacienda cada trimestre: estimación directa normal y estimación objetiva (a través de los módulos). Todo depende del régimen que se haya elegido en el momento de darse de alta como autónomos. A nivel fiscal, los autónomos tributan por su rendimiento empresarial mediante el IRPF, a diferencia de las sociedades (personas jurídicas), que lo hacen vía Impuesto de Sociedades.

A la hora de calcular el IRPF, los rendimientos de las actividades empresariales pueden derivar de dos fórmulas diferentes. Por un lado, la estimación directa, que puede ser normal o simplificada. Por otro, la estimación objetiva. La estimación objetiva es adoptada por defecto en aquellas actividades que se engloban en epígrafes que cuentan con este sistema de tributación. No obstante, los autónomos pueden decidir voluntariamente renunciar a este régimen notificándoselo a la Agencia Tributaria. 

Sin embargo, dado que el cambio de sistema implica la obligación de quedarse en el mismo durante al menos tres años, conviene tener claro qué ventajas tiene cada uno de ellos.

Estimación directa

En el régimen de estimación directa se paga de acuerdo a lo facturado anualmente. Acogerse a esta modalidad conlleva tener que calcular el beneficio real que se ha obtenido en la actividad. Por lo tanto, se necesita conocer el volumen total de ingresos y descontar los gastos deducibles. A la cantidad resultante se le aplica el impuesto correspondiente.

La estimación directa tiene dos modalidades: normal y simplificada. La diferencia entre ambas radica, esencialmente,  pero en el importe neto de la cifra de negocio. Mientras que en la estimación directa simplificada no se puede superar la cifra de 600.000 euros en beneficios. En la estimación directa normal es justo lo contrario, requiere que esta cifra sea superada. Por este motivo, la inmensa mayoría de los pequeños negocios tributan a través del régimen de estimación directa simplificada.

El régimen simplificado implica una mayor sencillez en la gestión contable, pues no contiene obligaciones formales que se deriven del Código de Comercio. Sin embargo, en sustitución, deberemos llevar libros de ventas e ingresos, compras y gastos y bienes de inversión.

Por su parte, el régimen de estimación directa normal permite escoger la forma de amortizar los bienes, mientras que el simplificado solo admite el método lineal (a lo largo de la vida útil de los bienes). Además, la estimación directa normal tiene una ventaja añadida: permite al autónomo incluir como gastos deducibles facturas impagadas de hasta seis meses o de dudosa justificación. El régimen simplificado, en cambio, exige reemplazar ese tipo de gastos por una reducción del 5% del rendimiento neto positivo y clasificándolos como provisiones y gastos de difícil justificación.

Estimación objetiva (módulos)

La estimación objetiva es un régimen de tributación simplificado. También conocido como módulos.Eeste sistema tiene la ventaja de que el rendimiento neto se calcula en función de unos parámetros objetivos o módulos. Los fija Hacienda para cada actividad dependiendo de sus características y sector. Con este régimen el autónomo ya sabe lo que habrá de pagar antes de iniciar la actividad, por lo que ahorra muchos pasos a la hora de hacer la declaración.

Los requisitos para acogerse a esta modalidad de tributación son:

-Las actividades económicas que se desarrollen deben estar contempladas en la Orden del Ministerio de Economía y Hacienda que contiene el método de estimación objetiva del IRPF. Las actividades incluidas en este régimen se pueden consultar aquí

-El volumen de ingresos no podrá superar los 450.000 euros anuales o los 300.000 euros para actividades ganaderas y agrícolas.

-El volumen de compras, sin incluir las inversiones, no puede superar los 300.000 euros.

-No haber renunciado ni estar excluido del régimen simplificado del IVA o del especial de la agricultura.

-No realizar otras actividades por las que se tribute en estimación directa.

La Orden Ministerial también fija otros que excluyen la posibilidad de acogerse a este método. Por ejemplo, el número de empleados. Si supera cualquiera de las magnitudes establecidas, se debe tributar en estimación normal o simplificada.

Diferencias entre estimación objetiva y estimación directa

Mientras que en la estimación directa se paga en función de los ingresos reales, en el régimen de estimación objetiva la Agencia Tributaria efectúa una estimación objetiva de los mismos a través de unas variables recogidas para las empresas de tu sector. Así pues, la diferencia fundamental es la forma de calcular el rendimiento obtenido por el negocio, a partir del cual se determina el impuesto que se debe depositar en Hacienda.

Para saber qué régimen escoger conviene saber si tenemos alguna previsión de qué ingresos o beneficios vamos a obtener con el negocio. En caso de no haberla, lo más aconsejable es acogerse al régimen de estimación directa, pues pagarás en función de los beneficios reales. En cambio, tributando por módulos deberás pagar la misma cantidad independientemente del beneficio que obtengas.

Si optas por el régimen de estimación directa deberás presentar el modelo 130 trimestralmente. Si tomas la opción de la estimación objetiva, debes presentar el modelo 131.

¿Qué clase de autónomo puede utilizar la estimación directa normal?

-Los autónomos que hayan facturado más de 600.000 euros anuales en el año anterior al que se tributa por estimación directa normal, como consecuencia de sus actividades empresariales o profesionales. En caso de que no alcances esta cantidad, solo podrás optar por la estimación directa simplificada o por la estimación objetiva. 

-Los autónomos que hayan renunciado a los regímenes simplificado o de módulos antes del 31 de diciembre del año previo mediante la presentación de los modelos 036 o 037.

Rendimiento de tu actividad: cómo calcularlo

El rendimiento de tu actividad para tributar por estimación directa normal del IRPF se calcula mediante la aplicación de la legislación que regula el impuesto de sociedades.

-Rendimientos: resultan de deducir los gastos a los ingresos.

-Ingresos: obtenidos de la venta de servicios y productos, indemnizaciones, subvenciones y autoconsumo, entre otros.

-Gastos deducibles: se pueden deducir los gastos generados con seguridad social, arrendamientos de locales y muebles, personal, servicios profesionales externos, suministros, reparaciones, IAE o IBI, además de otros deducibles.

En caso de que obtengas una facturación inferior a 8 millones de euros anuales, podrás recibir algunos beneficios fiscales. Puedes ponerte en contacto con autonomoo.es para obtener información personalizada al respecto.

Plazos del pago fraccionado

El pago fraccionado se realiza cada trimestre a través del modelo 130 del IRPF. Se completa con la cumplimentación del modelo 100, que es la declaración anual de IRPF. Se debe cumplimentar el modelo 130 de forma trimestral, según los plazos siguientes:

-Primer trimestre: del 1 al 20 de abril, incluidos ambos.
-Segundo trimestre: del 1 al 20 de julio, ambos inclusive.
-Tercer trimestre: del 1 al 20 de octubre, ambos inclusive.
-Cuarto trimestre: del 1 al 30 de enero, incluidos ambos.

En cuanto al modelo 100, el plazo de tiempo abarca desde el 2 de mayo hasta el 30 de junio del siguiente año.

Cuantía del pago fraccionado

La cantidad que deberás pagar cada trimestre de forma fraccionada será el 20% del rendimiento neto que hayas obtenido desde principio de año hasta el último día del trimestre, restándole los pagos fraccionados trimestrales ya realizados y las retenciones practicadas durante el año. La declaración a través del modelo 130 es de obligada presentación incluso en el caso de que tu resultado sea negativo o 0.

Respecto a las actividades pesqueras y agrarias, el importe será el 2% de los ingresos del trimestre, al que se restará la
cantidad correspondiente a las retenciones practicadas.

De forma anual, la información fiscal proporcionada a Hacienda en los trimestres deberá ser complementada con la declaración anual de IRPF mediante el modelo D-100, el cual debe presentarse del 2 de mayo al 30 de junio del año siguiente al de la actividad por la que se está tributando.

Reducción del 20% en los rendimientos del IRPF

En el marco de la necesaria activación de la actividad empresarial, se promulgó la Ley 4/2013 de 22 de febrero de 2013 con el objetivo de realizar una reducción del 20% en el rendimiento neto positivo hasta la cantidad de 100.000 euros dirigida a:

-Autónomos que se dieran desde el 1 de enero de 2013. Esta rebaja se ofrece durante dos ejercicios impositivos para los autónomos, siempre que no haya realizado ninguna otra actividad económica previa en el ejercicio anterior.

-Autónomos que inicien una segunda actividad posteriormente a la primera.

Esta reducción se solicitará a través del modelo 100. Se excluyen de esta ayuda los supuestos en los que más del 50% de los ingresos del autónomo sean procedentes de un cliente que haya contratado por cuenta ajena al autónomo en el año previo al inicio de su actividad.

Libros a presentar

Los autónomos que realicen actividades mercantiles deben presentar el Libro Diario, el Libro de Inventarios y el Libro de Cuentas Anuales. Por su parte, los autónomos que realicen actividades no mercantiles están obligados a presentar el Libro de Ventas e Ingresos, el de Compras y Gastos y el de Bienes de Inversión.

Por lo que respecta a los autónomos que sean profesionales, los documentos que se piden son el Libro Registro de Ingresos, el Libro Registro de Gastos, el Libro Registro de Bienes de Inversión o el Libro Registro de Provisiones y Suplidos.

Estos deben ser legalizados ante el Registro Mercantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top