¿Cómo funciona el buscador de Google? Entresijos de la Inteligencia Artificial

AI

En lo relativo a buscadores e internet no hay duda: Google es el rey. Pero detrás de esa fama mundial no hay magia, lo que hay es un complejo mecanismo de inteligencia artificial que te ayuda a encontrar todo lo que necesites en la red con una simple palabra.

El secreto de su fama se encuentra en que, por inusual o “difícil” que sea el término de búsqueda, Google siempre te ofrecerá los mejores resultados en su ranking (también conocido como SERPs o Search Engine Results Pages.

Un ranking que comenzó siendo sencillo en sus orígenes, pero que se ha ido perfeccionando gracias a los algoritmos con los que Google trabaja para dar respuesta a cualquier pregunta o término a buscar. No hace tanto tiempo, Google posicionaba páginas webs enteras según el número de palabras clave (el término de la búsqueda) que tenían. Esto hacía que muchos administradores, en busca de subir puestos, crearan artículos mecánicos, poco informativos y funcionales. Hoy, Google valora más la calidad de un artículo, el número de veces que ha sido linkada en otros portales o incluso el número de comentarios que tiene.

¿Qué es el RankBank?

La inteligencia artificial es la encargada de decidir qué tipo de resultados se muestra en el buscador mediante algoritmos basados en aprendizaje. Esta rama de la inteligencia artificial es precisamente la que consigue que un software pueda aprender por sí solo. Así puede seguir creciendo y evolucionado como si fuera una mente humana.

Es lo que se conoce como RankBrain y está creado para ayudar a Google a elegir qué contenido va a mejorar la experiencia de usuario en la red. Rankbrain recibe miles de billones de datos de distintas fuentes (toda la red). Desde ahí, va calculando y aprendiendo. Enlaza búsquedas y diferentes comportamientos de los usuarios para buscar la mejor manera de responder a una determinada pregunta. A medida que más avanza, más aprende. Esto puede llevarlo a cabo mediante una trasformación del lenguaje escrito a términos matemáticos.

Google y la Inteligencia Artificial

Google es uno de los máximos exponentes en cuanto a Inteligencia Artificial se refiere. Claro está, no es el único. Muchas empresas farmacéuticas la usan para conseguir medicamentos más potentes, el sector de la educación para mejorar su programación y dar salida a posibles déficits de aprendizaje o como no, el sector del comercio donde cientos de e-commerce, apps o incluso páginas de ocio como los mejores casinos online del momento lo usan para inferir quién será el ganador. Y es que, la inteligencia artificial tiene la capacidad de construir modelos predictivos, a partir de datos que contienen patrones de comportamiento registrados en el pasado.

Dentro de Google, el campo de la Inteligencia Artificial nació en el año 2018 como ente único (aunque su aplicación es mucho más antigua). Este mismo año se unificaron Google Research, que se dedica al sector de la investigación, y Goole.ai, que se dedica a la Inteligencia Artificial. La pareja perfecta para conseguir las mejores herramientas con las que impulsar todavía más, la que es una de las empresas más importantes a nivel mundial.

Dentro de este campo, el Machine Learning, es clave para conseguir que el software de Google pueda seguir auto aprendiendo y evolucionando como si fuera una auténtica red neuronal. De hecho, hace unos días nos sorprendió la noticia de que, uno de los ingenieros de Google, aseguraba que uno de sus programas de Inteligencia Artificial (laMDA) ha cobrado consciencia propia.

Una noticia que ha dado pie a mil y un debates sobre ética, moralidad y ciencia. Pero si algo está claro es que, bien usada y con unos objetivos definidos, la Inteligencia Artificial puede ayudar y mejorar la vida de las personas en múltiples aspectos, tal y como lo hace Google cuando queremos obtener todo tipo de información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.