¿Qué es un autónomo colaborador?

Qué es un autónomo colaborador

¿Quieres contratar a tus familiares en la empresa? ¿Están interesados en darse de alta como autónomos como tú? No dejes de conocer todo lo que involucra ser un autónomo colaborador, porque ellos también tendrán todos los derechos establecidos por Seguridad Social de recibir bonificaciones, asistencia médico-sanitaria y más.

Así como hay derechos que avalan el trabajo de las personas con lazos sanguíneos menores a 30 años, también tienen la obligación de pagar su respectiva cuota de autónomos a Seguridad Social con la tarifa base de 60 euros para estar al día. Ellos cotizan del mismo modo que el autónomo que gestiona el contrato de sus familiares.

Si eres un autónomo que está teniendo mucho éxito en el negocio, pero requieres de una mano amiga que te ayude con ciertas actividades, la figura del autónomo colaborador es la alternativa fiable para trabajar en equipo. ¿Qué mejor manera que involucrar a los familiares comprometidos con el crecimiento profesional?

¿Qué es el autónomo colaborador?

Resulta tradicional que una empresa de gran prestigio siga una línea generacional que involucra a padres, abuelos, nietos y toda una sucesión de familiares que conocen bien del rubro en que están laborando. Precisamente son sujetos autónomos que conocen bien el funcionamiento de su trabajo, que están bajo la contratación de un familiar con recorrido profesional lo suficientemente exitoso para darle de alta.

Qué es un autónomo colaborador

A pesar de contar con la asistencia del familiar que contrata, están sujetos a pagar las cuotas correspondientes. Por supuesto, la confianza en ese carácter profesional debe prevalecer, para sacar adelante cualquier negocio o empresa bajo una relación familiar cordial. Ahora bien, el contrato no surge por el simple hecho de ser familiar, hay otros requisitos que te presentamos a continuación.

Requisitos para darse de alta

Cada autónomo profesional está en su derecho de contratar a otro colaborador, siempre y cuando tenga ese estatus de profesional, además de vincular un lazo de sangre que represente un contrato mancomunado para afianzar las relaciones que posee la empresa para surgir. Si cuenta con cada uno de estos lineamientos, están encaminados hacia el éxito laboral:

  • La relación familiar directa es el primer parámetro para darse de alta un autónomo colaborador. Por supuesto, esta información estará corroborada por el Departamento de Recursos Humanos, para verificar todos los documentos básicos de la persona. Para no presentar inconvenientes, asegura que este parentesco sea hasta de segundo grado, máximo.
  • Mantener un trato colaborativo en todo momento, porque esta es la función que destaca a este autónomo colaborador, para ser eficiente en las labores ejercidas por el titular del contrato.
  • Ambas partes pueden acordar muchos aspectos relacionados con el trabajo, pero es importante recordar que el contrato no puede ser para trabajar por cuenta ajena.

Entre 2012 y 2015 se tomaron en cuenta las parejas para iniciar el camino para considerarse como autónomos colaboradores. Más adelante, este hecho fue debatible luego de 2015 cuando la Ley de fomento de trabajo presentó modificaciones en el año en mención. Posteriormente, la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo no tiene objeción para que las parejas hagan este ejercicio, siempre y cuando compartan el mismo hogar.

¿Qué bonificaciones tienen?

Los autónomos individuales tienen ciertas atribuciones positivas expresadas mediante bonificaciones, con ayuda del autónomo titular que ejerce el contrato para su familiar. La única condición para ser exaltado en esta modalidad de autónomo es no haber sido dado de alta cinco años antes del contrato actual con el familiar en cuestión.

La primera bonificación trata de un 50% de la cuota en los primeros 18 meses a partir del día 1 en que giró el contrato. Este bono surgió a través de una plenaria para apoyar a los colaboradores gracias a la Reforma Laboral que tuvo origen en 2012. Por su parte, la Ley de Promoción del Empleo Autónomo legitima el segundo bono con un 25% de la cuota. Estos 6 meses adicionales sirven para completar la cuota definitiva.

¿Por qué tener un autónomo colaborador?

Si cumple con todos los requisitos impuestos por Seguridad Social en su contratación, el paso a seguir es dilucidar cuáles son todas las ventajas de tener este personal a nuestro lado. Lo que salta a la vista es aligerar la carga de trabajo que anteriormente tenía el autónomo titular. Sin embargo, los beneficios a evaluar son de carácter fiscal:

  • Durante año y medio gozará de una bonificación del 50% en la que abonará la cuota.
  • No es necesario que realice la declaración trimestral para el Impuesto de Valor Agregado (IVA).
  • Sólo debe preocuparse en pagar la cuota de autónomos a tiempo para evitar conflictos administrativos.

Obligaciones del titular

El autónomo titular es el responsable del contrato de su colaborador, que es un familiar que pertenezca a la línea generacional al menos hasta en segundo grado consanguíneo. Además, tiene algunos deberes por cumplir para garantizar que su contratado esté en las mejores condiciones para operar en conjunto. Estas son las obligaciones a considerar:

  • Establecer un subsidio en la cuota de autónomos de su colaborador, es decir, pagará básicamente la mitad de esta renta al Departamento de Seguridad Social. Lógicamente es un deber que el colaborador debe ejercer tarde o temprano, pero resultará amparado por Seguridad Social en los primeros meses del contrato para pagar únicamente el 50% de la tarifa.
  • Realizar el pago de nómina, en otras palabras, es el responsable directo del salario que el colaborador va a recibir de ahora en adelante. El pago dependerá del cargo profesional que tenga el familiar o las labores que cumple dentro del recinto.
  • Contabilizar todos los gastos posteriores a la contratación del colaborador, para las declaraciones de impuestos.

¿Cuándo tener un colaborador?

La primera palabra que se nos cruza por la mente es necesidad de otra persona muy cercana para aliviar la carga laboral. Evidentemente tiene que contar con un rango profesional para estar a la par del titular. Si requieres de una ayuda adicional en un departamento que demanda mucho trabajo, el colaborador es ese aliado que todos soñamos contar en las filas para salir adelante.

Si el familiar posee las habilidades profesionales, el talento y la mejor disposición para trabajar a tu lado ¿Por qué no darle una oportunidad de probarse y probarte a ti que es la mejor decisión? Si ambos comparten el mismo conocimiento, la colaboración será realmente maravillosa en todo momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.