¿Qué es la gestión del tiempo y por qué es importante?

¿Qué es la gestión del tiempo y por qué es importante?

Un día contiene 24 horas, que a veces no son suficientes para hacer tantas cosas en pro de mejorar cuestiones laborales. Como dice el dicho “el tiempo es oro” y por ende debemos administrarlo lo mejor posible para tener un día rendidor en todas las actividades que realicemos. Una gran gestión del tiempo hablará muy bien de nosotros, porque nos permite invertir con simpleza cada hora hasta sacar el máximo provecho.

Cada actividad requiere de un intervalo estimado para realizarla correctamente. De eso trata gestionar el tiempo, en administrar las horas necesarias para cumplir con tareas específicas. Pasar muchas horas frente a un escritorio no quiere decir que seas un buen empresario, porque eso demuestra que no has utilizado el tiempo a tu favor, o has demorado en concretar una actividad que debió finalizar mucho antes.

Consejos para gestionar el tiempo correctamente

Te recomendamos seguir de cerca estas indicaciones para distribuir mejor el tiempo. Puede influir en el ambiente laboral, pero al final de cuentas aplica para otras áreas de la vida. Presta atención en cada uno de ellos para aprender algo distinto todos los días. Nadie es perfecto, pero con ciertas directrices seremos mejores.

Ser más productivos y eficientes

No hace falta que te esfuerces demasiado si haces las cosas bien en un tiempo reducido. A esto hacemos hincapié que de nada sirve pasar horas y horas encerrados entre cuatro paredes y con un escritorio en medio si no hay ideas concretas para trabajarlas. También es real que estar laborando en silencio y por bastante tiempo conduce a la concentración, pero es vital palpar los resultados con prontitud.

¿Qué es la gestión del tiempo y por qué es importante?

Ahora bien, el sinónimo de rapidez no quiere decir que dejemos las actividades por la mitad o inconclusas. Un buen gestor del tiempo es aquel que trabaja con eficiencia en un periodo estimado que no sobrepase una hora convenida por su cuenta. La jornada laboral debe ser aprovechada en todos los aspectos, con aprendizajes adquiridos para siempre.

Lograr objetivos en menos tiempo

Guarda similitud con el consejo anterior, pero esta vez nos enfocaremos en el cumplimiento de los objetivos para el día específico. Si logramos cristalizar cada uno de ellos, al final de la jornada experimentamos una sensación de bienestar, de éxito por hacer lo propio.

Está permitido que estos objetivos permanezcan en espera por tiempo indefinido, pero mientras tanto, trabajar en los inmediatos no conlleva a pasar largas jornadas en la oficina para planificar alternativas, con excepción de asuntos macro que requieren de un buen análisis. Los retos existen, pero alcanzarlos habla muy bien de la buena o muy mala gestión de tiempo que las personas hacen para lograrlo.

Obtener una mejor reputación profesional

El buen trabajador no sólo destaca por hacer bien sus labores, sino además, por realizarlas en tiempo reducido. Si estás buscando un hueco dentro de una empresa, ser bueno en lo que haces no es suficiente, porque necesitas de una reputación profesional que respalde tu futuro laboral.

Anteriormente las cartas de recomendación eran el puente para los aspirantes a un cargo específico, pero ahora simplemente basta con la experiencia adquirida, a la hora de solicitar un empleo.

Padecer menos estrés

La gestión del tiempo es una muestra de cómo estamos controlando nuestra vida para desempeñar todas las actividades que nos producen satisfacción. Lamentablemente no siempre es así, porque algunas personas presentan un aspecto psicorrígido en mejorar la gestión de su tiempo. A veces este hecho ocurre de forma espontánea, sin planificar absolutamente nada o colocar alarmas.

Cuando el tiempo está en contra, es natural que sintamos impotencia, incertidumbre, una sensación de cansancio o agobiados por lo que resta por hacer y está por cumplirse un plazo.

Por esa razón, recomendamos anticiparse a las actividades más demandantes para no caer en un cuadro de estrés que produzca un desorden emocional, hasta una desconcentración plena, dejando a las víctimas inhabilitadas de sus funciones temporalmente.

El buen conocedor de su tiempo no tendrá necesidad de estresarse si no completa una actividad, porque aunque no lo haga, sabe de sobra en qué periodo hacerlo sin experimentar ansiedad o sentir la presión de un jefe que requiere de un informe en un horario puntual. No permitas que estas sensaciones te hagan borrar el potencial, habilidades o destrezas que posees, porque eso dirá lo eficiente que eres.

Mejorar la capacidad de tomar decisiones

El temple, seguridad de sí mismo y confianza plena son pilares fundamentales para tomar una decisión de vida o muerte en las actividades que estás ejecutando. En otro panorama, si estás presionado por el tiempo restante, es posible que esta toma de decisiones sea precipitada, sin medir las consecuencias o tan siquiera salir airoso de un problema.

Recomendamos mantener la calma en todo momento, así la situación no esté a tu favor. Tomar una decisión con tranquilidad permite dilucidar todos los alcances, beneficios o inconvenientes futuros. Administra muy bien el tiempo para evitar llegar a este punto que suele generar inconformidad en todos los involucrados con esta decisión.

Aumentar la autoconfianza

Es un poco difícil hablar de este punto si estamos frente a sujetos que no tienen la menor idea de cómo gestionar su tiempo. Si conoces de sobra el tiempo que necesitas para una tarea puntual, no desfallezcas si estás en medio de inconvenientes. Haz gala de esa autoconfianza, porque a partir de allí la seguridad invadirá todo el pensamiento para estar claros que lo que está a punto de ocurrir es lo mejor.

Ser disciplinados

En la constancia o perseverancia en el cumplimiento de nuestros deberes está la clave del éxito en la gestión del tiempo. Por ejemplo, si postergamos una acción, probablemente estamos dejando en un segundo plano otras que ameritan atención inmediata. Si estás dispuesto a cumplir con un parámetro, sé consecuente con el mismo.

Mejorar la calidad de vida

Por último, pero sin dejar de ser importante, debemos mejorar la calidad de vida que llevamos en el hogar. Controla muy bien los horarios en que comes y duermes, porque incide indirectamente en la concentración que puedes tener antes, durante y después de una jornada laboral exhaustiva. No olvidar que la higiene personal también cuenta en esto.

Continúa leyendo sobre los ingresos mínimos de un autónomo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.