¿Cómo hacer un plan de viabilidad?

¿Cómo hacer un plan de viabilidad?

¿Estás por emprender y no sabes si el negocio funcionará o no? ¿Quieres conocer de manera objetiva cuáles son los alcances o posibles implicaciones al fundar tu propia empresa? El plan de viabilidad es una herramienta importante que brinda todos los pormenores de forma objetiva de lo que quieres hacer, con tal de asegurar si los proyectos tendrán éxito o no. 

Esta estrategia es el camino que cuenta con dos divisiones puntuales: mi negocio será un éxito y debo continuar con él o todavía debo estudiar con detalles otros pormenores para que funcione a la perfección. El emprendedor a través de este plan contará a mano con todas las ventajas, desventajas y la segmentación del mercado, para saber a quién puede dirigirse con su producto y/o servicio.

Estructura del plan de viabilidad

El plan de viabilidad es uno de los más efectivos en materia de marketing y comunicación, porque acerca a una realidad laboral-financiera que todos los emprendedores podrán estudiar con detenimiento más adelante. Sacar adelante un negocio no es tarea fácil, pero con este documento estarán preparados para asumir los riesgos que representa subirse al barco de ser un gran empresario.

No sólo funciona de maravilla para conocer una realidad, sino además para atrapar a los inversores potenciales. Si estas personas quedan cautivadas con el plan empresarial, estarán en gran disposición para trabajar mancomunadamente para alcanzar todos los objetivos. Una vez señalado este punto, pasemos a la estructura que todo plan de viabilidad debe tener:

Alcance de proyecto: Si estás planeando un buen proyecto empresarial, la primera tarea a tener en cuenta son todos los límites que tendrá de ahora en adelante. Conforme pase el tiempo, estos podrían transformarse hasta perseguir un bien común, que es el crecimiento en todos los sentidos.

¿Cómo hacer un plan de viabilidad?

Análisis de situación: Quedarán en manifiesto cuáles son todas las ventajas, desventajas e implicaciones una vez conocidos los límites y puesto en marcha el plan de lleno.

Definición de requisitos: Todas las empresas tienen sus respectivos departamentos, sin excepción. ¿Te imaginas un negocio con un solo departamento? Sería una locura para el encargado de tomar las riendas de muchas actividades a la vez. En esta oportunidad, el plan de viabilidad señala las necesidades de cada área.

Determinación del enfoque: Es el renglón que abarca todas las actividades más importantes o las prioridades que tendrá el negocio como institución que produce y ofrece ganancias tanto a consumidores como a personal. Si hay puntos de vistas establecidos, tendrán un margen de cuestionamiento para redimensionar las fallas o equivocaciones que están por ocurrir.

Evaluación de la viabilidad del proyecto: Con todos los planes puestos en marcha, hay que detenerse un poco en pensar ¿Son rentables? De ser afirmativa esta respuesta, no compete discutir ningún punto, porque el éxito llegará al poco tiempo.

Revisión del estudio de viabilidad del proyecto: Es el último subtítulo que aparecerá en el plan de viabilidad. Es una forma de justificar el punto de los límites y el porqué de todos los planes hasta la fecha. Son las decisiones finales que no tienen vuelta de hoja, por eso te recomendamos reflexionar muy bien en este tramo del documento.

Pasos para realizarlo

Para saber a ciencia cierta cuáles son los procedimientos para elaborar el plan de viabilidad ten en cuenta estos consejos importantes. Son algunas de las inquietudes más frecuentes que el público ha hecho mediante redes sociales, porque no saben por dónde empezar o los parámetros para rellenar.

  • Situar con precisión el producto o servicio que estás a punto de ofrecer. Es el eje central de lo que harás a partir de ahora.
  • Estudiar el mercado hasta el punto de segmentarlo, porque haciendo este procedimiento sabrás a cuál público dirigirte con ese producto. Si es un punto de venta, el mismo estará bien organizado para llamar la atención de los consumidores a través de sus sentidos.
  • El proceso productivo. Explica con detalle cómo ha sido la transición para fabricar el producto y/o servicio en cuestión. Tomando en cuenta esta referencia, llegaremos a los costes finales de producción.
  • El equipo humano. Está relacionado con todo el personal que hace vida en una empresa, a los protagonistas reales que producen el bien para que los dueños logren vender. ¿Qué sería de una empresa sin una buena nómina de trabajadores? Probablemente todos los proyectos destinados no tendrán el éxito esperado. Por eso te sugerimos tratar muy bien a los trabajadores para que ellos rindan frutos.
  • Localiza muy bien tu negocio. La estrategia no reside sólo en los planes internos para funcionar a la perfección, porque el destino geográfico juega un papel fundamental para ciertos segmentos de mercado. Por ejemplo, si necesitas de materia prima para trabajar y su distribuidora está a escasas cuadras, probablemente te estás ahorrando un gasto adicional en el transporte.
  • El plan económico-financiero. Pertenece a todos los medios puestos en práctica para que todo proyecto esté funcionando en completa normalidad. Contribuye a identificar todos los puntos de financiación.
  • Análisis DAFO. Contiene todas las ventajas, desventajas, cabos sueltos y recomendaciones que debes tomar en cuenta para el buen funcionamiento de la empresa. En otras palabras, es redimensionar todo el proyecto desde su interior, para que logre ser propulsado en un mercado en que eventualmente se abrirá un espacio.

¿Por qué es conveniente?

Si no hay una certeza clara de lo que quieres con el negocio en puerta, con un buen plan de viabilidad podrás ver a detalle todos los alcances que tendrás a partir de ahora. Desde luego, todos queremos que funcione de maravilla, con beneficios para los implicados en la labor. A continuación, algunos argumentos a favor de su elaboración:

  • Permite concentrarse adecuadamente a todos los objetivos que están en mente para un solo proyecto. Con un plan de viabilidad no te irás por las ramas.
  • En caso que los primeros objetivos no funcionen, evaluar caminos secundarios para optimizar las metas consolidadas.
  • Ver todas las oportunidades que tiene la empresa para innovar, sorprender a un mercado exigente.
  • Invita a los negociantes ser cautelosos en su crecimiento, reconocer las advertencias para no hacer un mal manejo o trabajar en una inversión que te haga perder.
  • Con el conocimiento de las desventajas, es una señal para no abordar ciertos mercados o no estar cercanos a transacciones fallidas.
  • Exponer las técnicas que permitan atraer a los inversionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.