X

Solo un 20% de los emprendedores en España tienen estudios superiores

Es una de las principales conclusiones de un estudio de Cesgar. Según los investigadores, este dato evidencia que una parte muy alta de los que emprenden lo hacen por necesidad.

Los resultados presentados en el reciente informe “Emprendimiento y empresas jóvenes que crean empleo“, elaborado por Cesgar Sociedades de Garantía Recíproca, arrojan que más de la mitad de los emprendedores en España no han llegado a la formación intermedia (FP Superior o Bachillerato) y que hasta un 79,5 % carecen de formación universitaria (Grado, Máster, Licenciatura o Doctorado). Según los investigadores, estos datos evidencian que una parte muy alta de los que emprenden lo hacen por necesidad al no gozar de oportunidades laborales. El autoempleo, por tanto, se establece como una de las principales razones para emprender en España.

Perfil del emprendedor 

Algunos datos que ayudan a comprender cuál es el perfil de los emprendedores en España: el 62,4 % de los que inician un empleo por cuenta propia son hombres, el 61,3 % tienen entre 25 y 45 años y el 78,5 % han nacido en España. El 54,6 % de los emprendedores actuales tienen un nivel de educación elemental o no han acabado las enseñanzas obligatorias (15,1%). Esto indica, según los autores del estudio, la tendencia al emprendimiento como último recurso para ganarse la vida. 

En principio, no destaca tanto dónde viven: más de la mitad tienen como residencia una gran ciudad (más de 40.000 habitantes). Sin embargo, apunta el informe que este rasgo del perfil varía mucho en función de la comunidad autónoma. Las diferencias en la estructura territorial hacen que en algunas el porcentaje de emprendedores residentes en ciudades intermedias o zonas rurales superen ampliamente al de las grandes ciudades. 

Tipo de empresa

La inmensa mayoría de las personas que han emprendido en los últimos años lo han hecho como empresarios individuales (autónomos persona física). Un 83,6 % han optado por esta modalidad, frente al 16,4 % que se han integrado como socios en una empresa con personalidad jurídica.

Esto contribuye, señala el informe, a reforzar la idea de que la principal razón por la que se emprende es el autoempleo. “Se presupone una mayor asociación del empresario independiente con esta motivación”, mientras que “los socios de empresas participan en experiencias de emprendimiento que implican mayor aporte inicial de recursos humanos y de capitalización”, subrayan los investigadores.

El emprendimiento por comunidades autónomas

El emprendimiento medio en España se situó desde 2013 hasta 2017 (periodo en el que se basa el estudio) en el 5,5%. Es decir, de cada 100 personas ocupadas, 5,5 emprendieron. En las regiones cuya economía se apoya en sectores con una alta presencia de trabajadores autónomos (agricultura, comercio, hostelería…), el nivel de emprendimiento tiende a ser más alto.

Del mismo modo, los territorios con mayores tasas de desempleo muestran también niveles importantes de emprendimiento. Esto indica que la necesidad de autoemplearse contribuye a aumentar el nivel de emprendimiento global. Así pues, Islas Baleares, Galicia y Extremadura presentan los índices más altos (7,1 %, 6,4 % y 6 %). Por su parte, Madrid, Aragón y Castilla y León obtienen las cotas más bajas (4,4 %, 4,8 % y 4,9 %). 

Índice de Dinamismo Emprendedor

Para dar una idea más aproximada del nivel de emprendimiento real que no tenga en cuenta estos factores estructurales, la investigación ha calculado el Índice de Dinamismo Emprendedor. Es decir, la ratio entre el peso relativo de una comunidad autónoma en el emprendimiento nacional y su aporte relativo en el trabajo por cuenta propia. Con este cálculo, son Canarias, Andalucía, Baleares y Murcia las regiones que más interés emprendedor han mostrado. En cambio, Castilla y León, La Rioja y Aragón se sitúan a la cola del emprendimiento, exactamente igual que en el ranking anterior. 

Galicia, que en la anterior estadística se mostraba como la segunda comunidad autónoma más emprendedora, en este índice se sitúa por debajo de la media, a ocho puntos. Esto se debe a que, aunque en Galicia se haya emprendido mucho respecto a su empleo total, la región aporta más trabajadores por cuenta ajena al total de España que emprendedores al total de España. 

En el lado opuesto tenemos a la Comunidad de Madrid. Los madrileños, que en la otra estadística aparecían como los menos emprendedores de España, de esta manera son los quintos más propensos al emprendimiento. Pasa exactamente lo mismo que con Galicia, pero al revés: Madrid aporta más emprendedores al cómputo global de España que trabajadores por cuenta ajena al total del territorio nacional. 

Los extranjeros, el colectivo más propenso a emprender

Esto mismo se ha aplicado también a las características personales de los emprendedores y a los sectores en los que emprenden. De esta manera, el informe concluye que el grupo de población con mayor propensión a emprender son los nacidos fuera de España. Mientras que 21,5 de cada 100 emprendedores son extranjeros, solo 14,3 trabajadores por cuenta propia de cada 100 lo son. Esto da una ratio de 150, la mayor de todas las analizadas. 

El otro dato que resalta en este sentido, por su discrepancia con la otra estadística, es el que se obtiene al medir el dinamismo emprendedor de las grandes ciudades frente al de las intermedias y las zonas rurales. Mientras que en el caso de las segundas destaca más la proporción relativa de emprendedores que la de autónomos (ratio de 109), en la primera es al revés (ratio de 93). 

Educación, el sector más dinámico en emprendimiento

Como hemos anticipado, el porcentaje de trabajadores por cuenta propia varía mucho de unos sectores a otros. Esto se debe a las características de los mercados en los que operan. El Índice de dinamismo emprendedor aproxima el emprendimiento en cada sector en términos relativos descontando estas diferencias intrínsecas de cada uno de ellos. 

De este modo, los tres sectores que han experimentado un mayor dinamismo emprendedor han sido la educación, las actividades artísticas y recreativas y las telecomunicaciones y sociedad de la información. Por el contrario, los sectores menos dinámicos han sido transporte y correos, agricultura, energía y agua y residuos. 

Estos resultados, que identifican al ámbito formativo, el creativo y el digital como los que están experimentando una mayor efervescencia, permiten intuir que está habiendo un cambio de paradigma en la estructura y las características del empleo en esas áreas. Son, todas ellas, áreas en las que no hace falta una gran inversión en infraestructura material. Tampoco requieren una plantilla de trabajadores para desarrollar la actividad, por lo que cada vez crecerán las opciones para emprender en ellas. 

En cambio, sectores como el de la energía, el agua, los residuos o el transporte son ámbitos caracterizados por la necesidad de fuertes inversiones económicas y una estructura empresarial grande y organizada, con variados y especializados perfiles profesionales, que garantice lo generación de los suministros y su correcta gestión. Por este motivo, muestran peores datos de emprendimiento. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top