X

Le Pen contra la UE y la inmigración

La dirigente de la extrema derecha francesa promete que su primera medida como presidenta será someter a referéndum la salida de la UE.

El Autónomo Digital. La candidata ultraderechista a la Presidencia francesa, Marine Le Pen, ha prometido que protegerá al país del fundamentalismo islámico y la globalización si logra la victoria en las elecciones de abril y mayo.

El Frente Nacional, ha celebrado un acto de dos días para dar comienzo a la campaña electoral, donde los cientos de seguidores congregados jalearon a Le Pen con vivas de “`Francia! `Francia!” y “On est chez nous!”, (”`Este es nuestro país!”) cuando Le Pen prometió que expulsará a todos los extranjeros que hayan sido condenados por un delito o una falta.

También surgieron los vítores cuando aseguró que los inmigrantes indocumentados no podrán permanecer en Francia ni tener asistencia sanitaria gratuita.

Ante las 3.000 personas que abarrotaron el Anfiteatro del Centro de Congresos de Lyon (este de Francia), Le Pen se presentó como “la candidata del pueblo” y afirmó que “lo imposible es posible”, en referencia también a su símbolo de campaña, una rosa azul.

La Unión Europea (UE) fue objetivo de sus críticas más virulentas por ser, a su juicio, “un fracaso que no ha podido cumplir con ninguna de sus promesas”.

Pero fue con los asuntos de seguridad e inmigración con los que consiguió que su entregado público la ovacionara levantándose de los asientos.

“Un extranjero clandestino nunca podrá ser regularizado y, por lo tanto, nunca naturalizado”, aseguró la ultraderechista, que en su programa aboga por limitar a 10.000 personas el saldo migratorio entre entradas y salidas en el país.

En su programa electoral -agrupado en siete grandes temas bajo los apartados de una Francia “libre”, “segura”, “próspera”, “justa”, “orgullosa”, “potente” y “sostenible”- también figura la intención de inscribir en la Constitución la prioridad nacional en el acceso al empleo y la vivienda.

Su intención de salir del euro pasa a ser un “restablecimiento de la moneda nacional”, sin mencionar la divisa comunitaria, además de abandonar la idea de recuperar la condena a muerte para sustituirla por una “cadena perpetua real”, aunque el regreso a la pena capital pueda ser sometido a referendo.

En 2012, no logró pasar a la segunda ronda al finalizar como la tercera más votada (18,5 %), por detrás del socialista François Hollande (28,8 %) y el conservador Nicolas Sarkozy (26,1 %).

La líder del FN tratará de emular a su padre, Jean-Marie Le Pen, quien en 2002 provocó un terremoto político al acceder a la segunda vuelta junto al conservador Jacques Chirac, tras superar al candidato socialista Lionel Jospin.

No obstante, todos los sondeos la dan como perdedora en una hipotética segunda vuelta ante cualquier de los demás candidatos, pues se considera que todos los partidos en bloque apoyarían a su rival creando un “frente republicano” para frenar su victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top