X

Banco Popular: ¿malas noticias para las pymes?

El banco absorbido representa un 18 por ciento de la cuota de mercado en las pymes

A. J. Cano. Hace solo unos días el sistema financiero español daba carpetazo a las últimas turbulencias que le han sacudido: Banco Popular, el sexto banco del país y casi centenario, era adquirido la semana pasada por el Banco de Santander por el precio de un euro. Esta operación se suma al proceso de concentración bancaria que España vive desde hace unos diez años, una reestructuración basada en la fusión, absorción y adquisición de bancos y cajas de ahorros –éstas prácticamente han desaparecido– y que ha acabado con algunos de sus gestores sentados en el banquillo por varios delitos.

Para muchos, esta operación demuestra la fortaleza del sistema bancario español y la viabilidad futura de la actividad del Banco Popular dentro del Banco Santander, uno de los mayores bancos a nivel mundial.

Ahora bien, lo que está claro es que supone un cambio de escenario para las pymes en España, ya que, con una cuota de mercado de casi el 18%, el Banco Popular es el principal banco dirigido al segmento de financiación a la pyme en España.

¿Qué supone la adquisición del Banco Popular para las pymes?

La plataforma de financiación participativa Colectual lo tiene claro: son “malas noticias” para las pequeñas y medianas empresas. En un artículo en el blog de la empresa, su presidente, el economista Pedro Gómez, explica: “Un 18% de la cuota en cualquier mercado es mucha cuota. Si desaparece el proveedor del 18% de las pymes significa que una de cada cinco pymes van a tener que enfrentarse a un ajuste de sus procesos y proveedores financieros. Podría afirmarse que las financiaciones del Banco Popular serán sustituidas por el Banco de Santander, pero todos sabemos que no va a ser así”.

“Esto no es sino un episodio más del fenómeno de concentración financiera que estamos viviendo de forma aguda desde 2007. Y en este proceso, la pyme es el eslabón más frágil. No olvidemos que el cierre de la financiación es la principal causa del cierre de más de 200.000 pymes en España entre los años 2008 y 2013“, escribe Gómez.

Para Colectual, la consecuencia de la situación es “menos actores y menos crédito”. “Con independencia de las marcas de los bancos, se reduce drásticamente el número de puertas a las que llamar para solicitar un crédito a la banca“, indican. Además, sostienen que la concentración bancaria no ha concluido.

Por su parte, la plataforma Lendix también alerta de la situación. “Como en el pasado, estas operaciones entre grandes entidades bancarias suponen la concentración de riesgos y, por lo tanto, en algunos casos, puede significar la reducción de líneas de crédito de cara al futuro. De manera mecánica las pymes podrán ver reducido y concentrado su pool bancario, por lo que, podrían valorar positivamente la oferta de nuevas fuentes de financiación más allá del sistema bancario tradicional, señala Grégoire de Lestapis, actual CEO de Lendix España.

Las plataformas de ‘crowdlending’ se reivindican como alternativa

En el marco de la creciente desintermediación bancaria, han surgido fuentes de financiación complementarias para pymes: son las plataformas de préstamos participativos, donde empresas piden préstamos directamente a inversores, y que pueden suponer una buena alternativa para las pymes que necesitan crecer.

El crowdlending es una palabra inglesa cuya traducción es préstamo (lending) colectivo (crowd). Un préstamo es un contrato por el que una persona (prestamista) presta un capital a otra (prestatario), quien se obliga a devolver el capital junto con sus correspondientes intereses. Esta fórmula está respaldada desde 2015 por la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial y regulada por la Comisión del Mercado de Valores (CNMV).

“Más que nunca, la diversificación de las fuentes de financiación para las pequeñas y medianas empresas españolas, corazón de la economía real del país, es una necesidad y una oportunidad para su crecimiento y desarrollo hacia el futuro”, dice Grégoire de Lestapis, de Lendix.

“Las fintech, como Lendix, se perfilan como los nuevos actores financieros, complementarios de los bancos y aliados de las empresas, para ayudar a que las pymes puedan crecer y centrarse en lo importante: su negocio y sus clientes”, agrega Grégoire de Lestapis.

Y es que, según destaca el presidente de Colectual, Pedro Gómez: “El mundo se mueve deprisa y la industria financiera se enfrenta a día de hoy a la mayor transformación conocida en su historia, desde los tiempos del nacimiento de la banca moderna en la Florencia de los Medici del siglo XIV”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top