X

Si acabas de crear una empresa, ahorra un 40% en el Impuesto de Sociedades

Solo necesitas cumplir dos requisitos para pasar del 25 al 15% en el Impuesto de Sociedades si has fundado una nueva empresa.

Un nuevo año está a punto de arrancar y con él muchos propósitos que cumplir. Si estás pensando en crear una empresa, bien se trate de una sociedad limitada o de una sociedad anónima, debes saber que puedes disfrutar de una reducción en el Impuesto de Sociedades. Puedes pasar del 25% al al 15% (40% de ahorro) con solo cumplir dos requisitos.

El primero es que ninguna de las personas o entidades que vayan a formar la empresa hayan llevado a cabo la actividad a la que se dedicará la nueva sociedad. Esta nueva entidad debe comenzar el desarrollo de una actividad económica por primera vez.

Esto significa que no será posible acogerse a esta bonificación si la actividad que desarrollará la empresa ya ha sido ejercida durante el año anterior a la constitución de la misma por una persona física que tenga una participación directa o indirecta superior al 50% en el capital o en los fondos de la nueva empresa.

Del mismo modo, tampoco podrán beneficiarse de esta reducción aquellas empresas cuya actividad haya sido realizada antes por otras personas o entidades vinculadas y transmitida, por cualquier título jurídico, a la entidad de nueva creación.

Ejemplo de reducción impuesto de sociedades 

Pongamos un ejemplo para aclarar este punto. Una empresa creada por una madre y su hijo. Viven en la misma vivienda y nunca han desarrollado la actividad a la que se dedica la entidad. Este caso sí cumpliría el requisito. Pero en el supuesto de que el padre sí hubiese realizado esta actividad el año anterior, ya no podrían optar a la reducción. Se consideraría al padre como persona física con participación indirecta sobre el capital. Sería así tanto por parte de la madre como del hijo, lo cual superaría el límite del 50% estipulado.

Por otra parte, no tendrá la consideración de entidad de nueva creación, y por lo tanto no podrás acogerte a esta reducción del Impuesto de Sociedades, si la nueva empresa es parte de un grupo mercantil. Esto es así independientemente de la residencia y la obligatoriedad de formular cuentas anuales consolidadas. Debido a este requisito, no pueden aplicar el tipo reducido las entidades que tengan la consideración de entidad patrimonial.

Frente a otros incentivos, no es necesario cumplir ninguna condición sobre la cifra de negocios de la entidad. Tampoco sobre el número de empleados. Cualquier entidad de nueva constitución contribuyente del IS puede acceder a esta bonificación.

¿Cuándo se aplica la bonificación?

Este tipo de gravamen reducido solo se aplica durante el primer período impositivo en el que la entidad de nueva creación tiene una base imponible positiva y en el período impositivo siguiente. El primer período impositivo no tiene por qué coincidir con el de su constitución. Si en el segundo período impositivo la entidad tuviera una base imponible negativa, el tipo reducido del 15% solo se aplicaría un ejercicio. Aquel en el que tuvo la base imponible positiva.

Para acogerse a esta reducción basta con marcar la casilla prevista del modelo del Impuesto sobre Sociedades. Pero hay que hacerlo en el primer período impositivo en el que la entidad tenga una base imponible positiva y en el siguiente.

¿Quiénes se consideran personas o entidades vinculadas?

Se consideran personas o entidades vinculadas las siguientes:

-Una entidad y sus socios o partícipes.
-Entidad y sus consejeros o administradores, salvo en lo correspondiente a la retribución por el ejercicio de sus funciones.
-Entidad y los cónyuges o personas unidas por relaciones de parentesco, en línea directa o colateral, por consanguinidad o afinidad hasta el tercer grado de los socios o partícipes, consejeros o administradores.
-Dos entidades que pertenezcan a un grupo.
-Una entidad y los consejeros o administradores de otra entidad, cuando ambas entidades pertenezcan a un grupo.
-Una entidad y otra entidad participada por la primera indirectamente en, al menos, el 25 por ciento del capital social o de los fondos propios.
-Dos entidades en las cuales los mismos socios, partícipes o sus cónyuges, o personas unidas por relaciones de parentesco, en línea directa o colateral, por consanguinidad o afinidad hasta el tercer grado, participen, directa o indirectamente en, al menos, el 25 por ciento del capital social o los fondos propios.
-Una entidad residente en territorio español y sus establecimientos permanentes en el extranjero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top