X

Conoce cómo es la inspección de trabajo

El Autónomo Digital

Las inspecciones de trabajo pueden realizarse sin preaviso y sin necesidad de una denuncia anterior

La inspección de trabajo es un procedimiento rutinario al que cualquier empresa, con trabajadores, puede verse sometido

El Autónomo Digital. El principal objetivo de una inspección de trabajo es controlar y vigilar que tanto empresas como trabajadores cumplan con las normas legales, reglamentarias y contenido normativo de los convenios colectivos. También asesora e informa a ambas partes en materia laboral y Seguridad Social. Cualquier negocio puede recibir la visita de un inspector de trabajo sin preaviso.

No obstante, según la guía La Inspección de Trabajo  (elaborada por infoautonomos.eleconomista.es)se excluyen de este control -ya que se rigen por una normativa específica-:

-Los centros de trabajo, establecimientos, locales e instalaciones cuya vigilancia pertenezca a otros órganos de las Administraciones Públicas.

-Los centros y establecimientos militares dependientes de la Administración militar

Cómo actuar

Bajo ningún concepto, el autónomo puede negarse a la realización de una inspección de trabajo. El encargado de esta es una autoridad y puede reclamar ayuda policial para realizar una entrada forzosa. 

Tanto inspectores de trabajo como personal de apoyo pueden exigir que alguno de los trabajadores les acompañe durante la revisión. 

Ahora, si el centro de trabajo del autónomo es su propio domicilio, se deberá tener el consentimiento del empresario o una autorización judicial para acceder.

Documentación imprescindible en el centro de trabajo

El autónomo no tiene la obligación legal de disponer de la totalidad de la documentación en el centro de trabajo. Aunque, el empresario deberá guardar durante un mínimo de 4 años los siguientes papeles:

-Escritura de constitución de la sociedad.

-Resguardo de inscripción de la sociedad en la Seguridad Social.

-Libro Mayor, balances y registro contables (se incluyen los programas informáticos y archivos en soporte magnético).

-Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

-Declaraciones oficiales y justificantes del pago o estado corriente de las retribuciones.

-Declaración del Impuesto de Sociedades.

-Declaración de retenciones del IRPF (modelo 190).

-Declaración de operación con terceros (modelo 347).

-Documentos de inscripción, afiliación, alta y baja a la Seguridad Social en el régimen correspondiente, mutuas, etc.

-Justificantes del abono de las cuotas o prestaciones de Seguridad Social.

-Documentos exigidos en la normativa de prevención de riesgos laborales o materias sujetas a inspección.

-Horario empleados y calendario laboral.

Tras la inspección

En primer lugar, tras una inspección laboral es muy importante que el empresario se cerciore de que la notificación sobre esta no contenga erratas. De ser así, puede ser motivo de nulidad

También, el trabajador por cuenta propia debe controlar que el resumen de la inspección ha llegado dentro de los diez días hábiles del levantamiento del acta

Por último, se ha de comprobar que aquello reflejado en el documento contiene la información suficiente para determinar la resolución a la que el inspector ha llegado. Además, si se tienen pruebas que contradigan la imposición del acta deberán adjuntarse. Asimismo, el autónomo tiene derecho a la revisión del expediente sancionador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios
scroll to top