X

Fez, la ciudad imperial de artesanos

Un viaje inolvidable es aquel que te hace descubrir otra forma de vida, de pensamiento y cultura, así fue descubrir la imperial ciudad de Fez en Marruecos. Denominada imperial porque es la capital de la cultura tradicional de Marruecos. Sus magníficas madrazas son el símbolo más destacado de que se trata de la cuna de la sabiduría.Una madraza es una escuela donde se enseña el Corán y todas las asignaturas clásicas del conocimiento: matemáticas, gramática, historia, astronomía, medicina…

Muralla de Fez
Muralla de Fez – Fotografía Laura Torres

Laura Torres. escritor y periodista Javier Reverte dijo en una ocasión que la aventura de viajar consiste en ser capaz de vivir como un evento extraordinario la vida cotidiana de otras gentes en parajes lejanos a tu hogar. Y así es exactamente como vivimos el final del 2016, no solo nos adentramos en una gran aventura lejos de nuestras casas y familias sino que además elegimos una fecha peculiar para trasladarnos a otro mundo. ¿Cómo es el fin de año en Marruecos? Nos preguntábamos antes de salir, pues se rigen por un calendario diferente al nuestro… Ahora estáis a punto de descubrirlo.

Marruecos, Fez
Medina de Fez, Marruecos – Fotografía Laura Torres

Para nosotros el 2016 terminó en una casa de estilo marroquí en mitad de la medina de la ciudad imperial de Fez. Cenando en un patio interior amplio, con chimenea, entre amigos y risas, tomando cervezas, las cuales fueron difíciles de conseguir pues Marruecos es un país árabe y por tanto el alcohol está prohibido. Por dentro, como todo buen lugar de estilo árabe era amplio, espacioso, con mucho color y tranquilo, sin embargo la fachada no parecía que perteneciera al mismo sitio, pues era destartalada, la puerta principal incrustada en un callejón angosto y poco luminoso. Tal y como son la mayoría de lugares de esta gran ciudad imperial que empezamos a descubrir en el 2016 y terminamos de enamorarnos en el 2017.

Fez, ciudad imperial

Fundada en el año 789 por Idrís I en el margen del río Fez, de ahí su nombre. La ciudad se divide en tres zonas, Fès el-Bali, la zona antigua que se encuentra dentro de las murallas, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1981 por ser la mayor zona peatonal del mundo, Fès el-Jdid, la zona nueva, donde se encuentra barrio judío, y la Ville Nouvelle, la zona francesa y rica en el noroeste de la ciudad.

Fez
Medina de Fez, Marruecos – Fotografía Laura Torres

¿Qué podemos visitar en Fez? A pesar de haber estado hace pocos días no podría dar una lista exacta de los lugares a visitar pues sin duda para vivir el espíritu de la ciudad lo mejor es perderse entre sus calles y medinas.

Sin duda es una ciudad que te ayuda a descubrir otra cultura completamente diferente a la que estamos acostumbrados. De entrada, nos damos cuenta cómo la religión influye en la vida de una ciudad, pues a ciertas horas las mezquitas se llenan, concretamente 5 veces al día y se escuchan los cánticos por todas partes. En cuanto al famoso burka si bien es cierto que muchas mujeres lo llevan no son la mayoría, eso sí el pañuelo sí que lo lleva una gran parte de la población femenina aunque siempre encontramos una minoría que lleva el pelo descubierto.

La emigración árabe de los cordobeses de Al-Andalus tras la revuelta del 815 y de Túnez tras una rebelión en el 824, dio a la ciudad de Fez su carácter árabe frente al de los bereberes, procedentes del norte de África. Los dos principales barrios de la ciudad, Adwat al-Qarawiyyin y Adwat al-Andalus, recibieron sus respectivos nombres tras la llegada de dichos emigrantes. Por tanto en Fez conviven muchas culturas y tradiciones aunque por encima de todo destacan los árabes, ya que incluso es el idioma oficial del país.

Telar en Fez
Telar en Fez – Fotografía Laura Torres

Fez combina e integra perfectamente los lugares palaciegos espaciosos, luminosos y decorados con tal cuidado que parecen mágicos, únicos con las casas angostas sin agua ni luz, cuyos habitantes deben salir a las fuentes comunes situadas en todas las calles. Por tanto, una ciudad de contrastes.

Mezquita Fez
Mezquita en Fez – Fotografía Laura Torres

Pero lo más importante son sus gentes de espíritu afable, sonrientes y muy amables. Durante nuestros eternos paseos nos hablaban, invitaban a sus casas e incluso nos daban fumar de sus famosas pipas árabes. No faltaban los que querían fotografías con nosotros y los artesanos que querían venderte a precio de oro cualquier alhaja, alfombra, crema, bolso, plato o artesanía marroquí, si bien es cierto es una ciudad de artesanos pues hacen desde alfombras persas hasta todo tipo de cosas en cuero, trabajan la cerámica y la plata.

Después de unos días de vivir en la Medina, fuimos conociendo a sus habitantes, personas con las que nos cruzábamos a diario y que ya nos conocían y gritaban ¡española! ¡colombiano! Para saludarnos cuando nos encontrábamos, invitándonos a sus talleres de artesanía. Porque si algo hay en Fez es artesanos, desde carpinteros hasta ceramistas, curtidores, tejedores… Por tanto puedes encontrar toda clase de alfombras elaboradas a mano, todo tipo de ropa y complementos en cuero.

Moverse en Fez

Moverse en Fez es una aventura singular. Puedes hacerlo en taxi o colectivo para distancias largas o para ir de la zona nueva a la vieja de la ciudad pero por las medinas solo te queda que usar las dos piernas y caminar mucho para poder visitar los barrios más pobres, las mejores vistas panorámicas de la ciudad que en muchos casos las vislumbras desde cementerios. Pero existen otros medios de transporte muy autóctonos, como los burros.

el burrito triston de Fez
El animal de Fez – Fotografía Laura Torres

La medina es un lugar único, pues las calles son estrechas y laberínticas, por ello el vehículo oficial es el burro, pues sirve como taxi, como camión de basura, transporte de mercancías y personas… Las calles no tienen nombre y si lo tienen esta escrito en árabe, lo cual complica aún más las cosas. Como buenos europeos pensamos, no importa, tenemos GPS en el móvil y Google maps nos solucionará la vida pero no, resulta que el famoso titán de Internet no podía ayudarnos y es que las calles de la medina son tan estrechas que ni si quiera los coches de Google han podido pasar recorriendo sus calles para poder crear el famoso mapa. Por tanto, cuando entras en la aplicación resultas ser un punto azul en mitad de la nada, pero cuando miras a tu alrededor hay de todo menos nada, pues dicho laberinto esta repleto de casas, gentes, mercados, artesanías…

Fez
Mezquita Fez – Fotografía Laura Torres

Con lo cual optamos por la opción de un guía local que hablaba algo de español hasta que logramos aprendernos algunos caminos y posteriormente nos lanzamos nosotros solos a recorrer la ciudad más sorprendente del país.

Y mientras recorres las calles de la ciudad siempre observando cada mezquita, palacio, puerta o muralla con cara de interés y sorpresa te cruzas con miles de mercados, tiendas de artesanía y personas, sobre todo personas por todos lados que te observan a ti con la misma cara que tu miras los edificios o construcciones de la famosa ciudad imperial.

Fez, vistas panorámicas de la ciudad
Panorámica de la ciudad de Fez – Fotografía Laura Torres

Lo que no te puedes perder de Fez

Sin lugar a dudas lo que no puedes perderte de la ciudad son sus gentes, su espíritu de medina vieja e imperial, los mercados y sobre todo el contraste cultural. Pero además debes visitar la famosa puerta azul, museo El Batha, el patio de la Mezquita Grande, las madrazas, las vistas de la gran muralla, el taller de cuero donde lavan, tiñen y secan las pieles de animales para elaborar bolsos y carteras. Lo curioso es que las tratan con caca de paloma disuelta en agua y luego la tiñen con diferentes productos naturales tras lo cual lo secan al sol en cualquier lugar de la ciudad, frecuentemente en los cementerios que hay alrededor de la muralla.

Patio interior de Fez
Madraza, escuela del Corán, Fez – Fotografía Laura Torres

Además en la mezquita Karaouiyine se encuentra la universidad más antigua del mundo, fundada a mediados del siglo IX, época durante la cual las materias esenciales eran la teología, gramática y derecho coránico. Enfrente, está la madraza El-Attarine, considerada como la más hermosa de la medina. Por ello Fez es considerada la capital del islam en Marruecos, por tanto el centro religioso y cultural del país.

Y tú, ¿Estás preparado para vivir una gran aventura en Fez? ¿Cuál es tu siguiente destino?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top