X

Cómo escribir un artículo SEO para conquistar a Google

Originalidad, contenidos específicos y guardar la proporcionalidad de las palabras clave son algunos de los factores para un buen texto SEO de calidad.

2020 será, a todas luces, un año revolucionario para las estrategias de posicionamiento SEO. Google se está refinando y perfeccionando, lo cual tendrá importantes implicaciones a la hora de establecer cómo escribir un texto SEO que le toque la fibra sensible al gigante que puso de moda la repetición vocálica en los nombres de marca.

Los nuevos algoritmos de búsqueda de Google aprenden sin parar y cada vez más deprisa, por lo que serán exponencialmente más potentes. Por ello, este año se deberán tener en cuenta muchos factores de posicionamiento. Es el caso, por ejemplo, del contenido orientado a procesamiento del lenguaje natural (PNL). Google lanzó el pasado octubre BERT, un algoritmo de machine learning que ayudará a Google a comprender mejor las búsquedas de los usuarios para ofrecerles mejores resultados.

De este modo, las búsquedas y la intención de búsqueda se han hecho un importante hueco como factores relevantes a tener en cuenta a la hora de saber cómo escribir un texto SEO a partir de ahora. Por lo que, más que nunca, el comportamiento y los intereses del usuario cobran un papel esencial a la hora de posicionar unos contenidos y no otros.

texto-seo

Actualizar contenido antiguo en vez de publicar muchos contenidos nuevos también puede ser una buena estrategia, ya que Google prioriza siempre los posts más actualizados. Del mismo modo, podemos destacar la optimización de las etiquetas Schema para potenciar el SEO local, el uso de HTML semántico para obtener mejores snippets, la reducción del tiempo de carga de las páginas o la optimización de los snippets para obtener mejores resultados en búsquedas por voz.

Cómo escribir un texto SEO

La calidad del contenido será lo que enamorará a Google

Pero si hay un factor que va a ser el rey de cara a posicionar mejor nuestros contenidos, ese es la calidad. Un contenido original, nuevo, amplio y que al mismo tiempo responda a lo que busca el usuario. Incluso que le enriquezca. Ese será el principal valor para nuestras estrategias de SEO. 

Google cada vez tiene más en cuenta la calidad del contenido, sobre todo desde la actualización Panda. Un contenido SEO relevante para Google será el que responda satisfactoriamente a la pregunta del usuario. Para saber cómo escribir un texto SEO que encandile al algoritmo Google a veces basta con usar el sentido común. Sin embargo, otras veces se necesita algo más y hay algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta para escribir un buen texto para el usuario. Y, por ende, también para Google, pues sus constantes actualizaciones hacen que las preferencias de Google y las de los usuarios tiendan a equipararse cada vez más. 

Originalidad

Si tus contenidos son 100% originales, tendrán mucho ganado de cara a posicionar bien en Google. Se pueden redactar artículos recogiendo la información de varias fuentes, pero es importante que a la hora de redactarlos se prescinda totalmente del copy-paste. Es imprescindible escribir desde cero a partir de lo recopilado o consultado. Para comprobar el nivel de originalidad de un texto existen herramientas web gratuitas (conocidas como detectores de plagio SEO) que, aunque tienen limitaciones de uso, te pueden servir en caso de duda para saber si un texto cumple este requisito. Algunos de estos filtros se encuentran en webs como Copywritely, SmallSEOTools, o Plagiarisma. Lo recomendable es que un texto nunca baje de un 75% de contenido original para ser optimizable.

No te obsesiones con la extensión

No debemos tenerle miedo a escribir mucho o pasarnos de extensión, sino a hacer textos de escasa calidad. Cuanto más largo sea el texto mejor, pero el requisito es que sea contenido de valor. Si generamos un contenido que no aporta nada nuevo Google se enterará. Y si no guardamos una proporción con las palabras clave, también. 

¿Qué es mejor, una tapa de buena paella o un buen plato de buena paella? Si es buena, cuanto más mejor, ¿verdad? Pero tampoco podemos pasarnos y comernos 10 kilos. Para los posts, una extensión recomendable puede estar entre 600 y 1.000 palabras. Sin embargo, si escribimos 5.000 sobre, pongamos por caso, la esclerosis, y es un excelente contenido, este se posicionará mejor que uno de 1.000. 

Sin embargo, la principal cuestión a tener en cuenta para saber cómo escribir un texto SEO es que hay que aportar máxima cantidad posible de información útil, relevante y de calidad. Exprimir o retorcer un texto que no da para más penalizará, pues Google detecta si nuestro texto se estanca en determinadas ideas sin profundizar o incluye información que no aporta nada al tema en cuestión. 

Además, ten presente que los textos cortos implican una menor inversión de tiempo. En lo que tardas en elaborar un texto de 2.000 palabras puedes escribir tres de 800. Por este motivo, es importante que si optas por un texto largo estés seguro de que vas a obtener un retorno. De modo que no fuerces o alargues tus posts sin que haya una justificación clara.

Proporción de las palabras clave

La proporción de las palabras clave con respecto a ese texto es fundamental a la hora de aprender cómo escribir un texto SEO correctamente. Tiene que haber una presencia suficiente de keywords que nos asegure que Google entiende claramente cuál es la finalidad del texto. Pero no demasiadas como para que nos penalice por keyword stuffing

Es lo que se conoce como keyword density, el número de veces que aparece una palabra clave por cada 100 palabras del artículo. Aunque no hay una densidad de palabras clave correcta, no conviene abusar de ellas metiéndolas con calzador en cada párrafo. Lo adecuado es que aparezcan de forma natural cuando lo pida el texto.

Google presta cada vez mayor atención a la densidad global de las palabras clave en un dominio que a la densidad de cada página por separado, por lo que es más aconsejable esforzarse por incluir las palabras clave genéricas del sitio en un gran volumen de posts que forzar repeticiones de palabras clave menores en cada post individual.

Es importante también que las palabras clave se sitúen cuanto más al principio del texto mejor. En concreto, es recomendable que la palabra clave objetivo esté presente en las primeras 100 palabras. En el caso de que la palabra clave objetivo carezca de sentido gramatical (por ejemplo, “escribir texto SEO”),  en el texto es mejor modificarla añadiéndole las palabras que sean necesarias para que tenga coherencia sintáctica (por ejemplo, “escribir un texto SEO”  o ” cómo escribir un texto SEO “).

Elegir bien la palabra clave objetivo

En cuanto a la elección de la palabra clave objetivo de cada post, más allá de la fórmula que se use, es importante que identifique muy bien el contenido que estás ofreciendo. Lo importante es que tu contenido resuelva del mejor modo posible la duda o la inquietud del usuario cuando realiza una búsqueda . Y por eso es importante que la elección de la palabra clave objetivo, aunque su densidad no sea muy alta, se base en definir bien la relación entre la finalidad del artículo y la intención del usuario.

Texto semántico

Google es cada vez mejor identificando sinónimos, por lo que, más allá de las keywords y su uso preciso, utilizar sinónimos y variaciones de una misma expresión es bueno para el SEO. Por ello, usar palabras de un mismo campo semántico ayuda a enriquecer el texto sin desviarse del tema, lo cual le es muy útil a Google para posicionar el texto para fórmulas de búsqueda más diversas. Además, el texto será menos repetitivo y agradará más al lector. 

Buscar temas específicos y únicos 

Si escribimos sobre temas sobre los que ya hay mucho contenido en Google y muy bien posicionado, nos resultará muy difícil acceder a los primeros puestos del ranking. Sin dejar de lado los temas obligatorios que deben ser tratados en nuestro sitio web, es aconsejable buscar temas y palabras clave poco tratados, con poca competencia, sobre los que sea muy fácil aportar contenido de valor, único, diferente y que no se encuentre todavía disponible. Dicho de otra manera, cuanto más concreto y especializado sea nuestro post y su término clave objetivo, mejor se posicionará para las búsquedas relacionadas. 

Para ofrecer este tipo de contenido especializado, es necesario estudiar por qué nuestro usuario entra en nuestra web  y aportar cuanta información relevante sea posible. Es decir, generar contenidos que no estén en ningún otro sitio, bien sea nivel puramente informativo (no existen en internet), a nivel formal (existen pero se presentan de un modo atractivo y novedoso) o en cuanto al desarrollo de los mismos (los recursos y ejemplos con los que se explican).

Responder a las consultas de los usuarios de forma óptima no solo consiste en ofrecer más información que la competencia. También se trata de que sea más atractiva, actualizada, inteligible y fácil de sintetizar y aprehender.

Adaptar el tono y el lenguaje al público objetivo

Cada tipo de web necesita un tipo de contenidos según el público. Y cuando decimos tipo de contenido ahora nos referimos al lenguaje y el tono que se utiliza. Este tiene que coincidir con aquel con el que se identifiquen nuestros usuarios tipo. Los usuarios a los que nos queremos enfocar tienen su propia jerga y vocabulario y usarán dicha jerga para realizar las búsquedas. Conseguiremos mayor tráfico si nuestra forma de escribir se corresponde con la forma de escribir del usuario.

Pero, además, una vez entre en el post, el usuario lo interpretará mejor si se utilizan las expresiones que entiende. Por lo tanto, de esta manera será más probable que se quede a leer nuestro contenido, incidiendo positivamente en nuestra tasa de rebote, algo fundamental para Google. Cuanto menor sea esta, significará que el texto es de mayor interés para el usuario, en cuyo caso es probable que salte a otros posts, incrementando también las páginas vistas por usuario, otro de los factores de posicionamiento que tiene en cuenta Google. 

Si el blog está enfocado a gente versada y especialista en una materia, utiliza un lenguaje más técnico y preciso. Si se dirige a un público con un conocimiento más llano del tema, usa un lenguaje más asequible y coloquial.

Cómo escribir un texto SEO para aumentar tu posicionamiento

Backlinks

Los backlinks son aún un factor de posicionamiento muy relevante. Google confía más en tu sitio si mucha gente enlaza tus contenidos. Por eso, una de las cosas que incrementará el posicionamiento de tus posts y la autoridad de tu sitio será que otras páginas apunten a ellos. La manera de conseguir esto es, una vez más, trabajar la calidad del contenido.

Si el título o la imagen destacada son muy buenas o impactantes, se notará en las visitas. Pero para que se note en la cantidad de backlinks que logras es necesario que el contenido sea de utilidad y relevante. Dicho de otra forma, compartir y comunicar bien los contenidos en redes sociales hará que crezca el interés en los posts, mientras que el contenido hará que el interés se convierta en satisfacción y la gente comparta.

Contenido variado

Es muy importante también lograr un contenido rico y variado, que incluya fotos y enlaces con sentido, índices y muchísimo texto. Si las entradas se basan siempre en el texto, la experiencia de usuario se verá perjudicada y Google lo sabrá. Usar otros formatos como el vídeo enlazado de Youtube (que también posiciona), infografías propias o podcasts harán que tus contenidos cumplan mucho mejor el propósito de contar una información, no solo “depositarla”. Además, ayudará a que destaques frente a otros blogs y sitios web. No dejes de lado el uso de negritas, cursivas, citas, imágenes y vídeos. Todo ello contribuye a aumentar el interés y el atractivo del contenido.

Escribe títulos que inviten al clic

Para diferenciarnos de la enorme masa de posts que habrá escritos sobre nuestro tema, aparte de un buen contenido diferenciado y original, es muy útil esforzarnos en darle una vuelta al título para que sea lo más único posible. Si nuestro texto va sobre cómo escribir un texto SEO de calidad, no te quedes en lo evidente (“Cómo escribir un texto SEO de calidad”), ve a fórmulas más atípicas: “Cómo escribir un artículo SEO para conquistar a Google”, “Seduce a Google con los mejores trucos para escribir contenido SEO” o “En el mundo Google el contenido original es el rey”. 

Aunque el máximo de caracteres para que el título aparezca entero en buscadores es de entre 50 y 70 y conviene no pasarse de ese límite, los títulos más trabajados, a menudo más largos, pueden mejorar el impacto en redes sociales y generar un mayor tráfico y links provenientes de ellas, lo cual también contribuye a posicionar.

Simplificar la URL

Por otro lado, la URL debe estar totalmente optimizada para la palabra clave o temática que trata nuestro texto. Esto se consigue eliminando las palabras que no aporten ningún valor. Es el caso de conjunciones, preposiciones y ciertos verbos. Si has escrito un texto cuyo titular es “Cómo escribir un buen artículo SEO para conquistar a Google”, puedes simplificarlo en “/como-escribir-articulo-SEO-Google”.

Estructurar el contenido

Para Google, al igual que para las personas, un texto bien estructurado siempre es de agradecer. Las etiquetas H1, H2, H3, etc. ayudan a plasmar, a nivel de código, esta estructura del contenido. El H1 es el título del post, que en el editor de WordPress ya se marca automáticamente como tal. Después del H1, las jerarquías más importantes son el H2 y el H3, que deben usarse para dividir el texto en secciones y subsecciones con sentido. De este modo se consigue un índice en tres niveles que ayuda a Google a organizar mejor la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top