X

Un estudio de Billin confirma la brecha salarial de género entre los autónomos digitalizados

Un estudio de la plataforma de facturacion online, que cuenta con 90.000 usuarios, señala la brecha salarial de género en autónomos digitalizados. Los autónomos facturaron en 2019 50.800 en promedio, frente a los 42.900 de las autónomas.

La plataforma de facturación online Billin ha realizado un estudio con sus propios datos que revela que sus usuarias facturan casi 8.000 euros menos de media al año que sus homólogos hombres. De este modo, la plataforma pone de manifiesto la brecha salarial de género existente también en su fracción de autónomos. Además, se desprende que el 39 % de los autónomos afiliados a la plataforma son mujeres y el 61 % hombres.

Aunque el estudio no sea extrapolable al conjunto de la población (se trata de una base de muestra no probabilística de conveniencia), sí aporta datos interesantes sobre la brecha de género y las características de los autónomos y autónomas que usan la herramienta de facturación de Billin y a los que, por tanto, se les presupone un perfil más digital. 

Los registrados en la herramienta de facturación de Billin (90.000 en estos momentos, algo menos cuando se hizo el estudio) permiten obtener una idea de la diferencia salarial en función del género que hay entre los autónomos usuarios de herramientas digitales.

La autónoma digitalizada

La trabajadora por cuenta propia tiene en España un papel cada vez más destacado en la generación de riqueza, con un peso específico importante en el mercado laboral. Las mujeres rozan el 36 % del total de la afiliación al RETA. Además, acumulan la inmensa mayoría del crecimiento que experimenta el colectivo en el último año.

Sin embargo, el estudio de Billin, al trabajar con datos de personas que usan su plataforma digital, refleja la brecha de género específica entre el tipo concreto de autónomos que aprovechan las herramientas tecnológicas para el desarrollo de sus actividades económicas. Así pues, la autónoma digitalizada es aquella que utiliza estas herramientas sin que ello implique necesariamente que su actividad empresarial sea digital. Es decir, el objetivo del uso de la tecnología puede ser la mejora de la productividad o el rendimiento. En cambio, esto no implica que los servicios que se prestan o los productos que se venden sean digitales. 

Brecha salarial de género en los autónomos digitalizados (total o parcialmente)

A partir del análisis de los datos de autónomos que utilizan Billin.net para facturar, se desprende que el hombre factura en promedio un 18 % más que una mujer. Los hombres autónomos obtuvieron por sus trabajos en 2019 50.765 euros de media. En cambio, las mujeres autónomas solo facturaron 42.905 euros. La brecha salarial de género, por tanto, es significativa.

Si se comparan estos datos con los de la Encuesta Anual de Estructura Salarial realizada anualmente por el INE, la cual comprende a todas las trabajadoras, observamos que la brecha salarial de las autónomas digitalizadas es menor que la del promedio español. Es decir, la autónoma de Billin mejora el dato de desigualdad salarial total en un 4 %, desde el 22 % hasta el 18 %.

Según el análisis de la plataforma, la distribución temporal de los ingresos también presenta diferencias. La mujer factura ligeramente más que el hombre en la recta final del año. Mientras que para los hombres autónomos el cuarto trimestre representa un 23 % de sus ingresos anuales, para las mujeres autónomas suponen el 26 % de los mismos. En el caso de la mujer el último trimestre es el de mayor facturación y para el hombre es el segundo, lo cual podría significar una mayor estacionalidad del trabajo autónomo femenino.

Sectores de la mujer autónoma digitalizada

La mujeres autónomas de Billin desarrollan su actividad preferentemente en sectores como servicios y consultoría, comercio o creatividad  y marketing. Entre los tres acumulan el 60 % de las autónomas que gestionan sus facturas a través de Billin. A continuación se sitúan los sectores de salud y bienestar, inmobiliaria y hostelería. Las tres suponen conjuntamente un 20 % del total.

Localización de las autónomas digitalizadas

Si se analizan los datos geográficamente, se observa que el 50% de las autónomas digitalizadas se concentran en cinco provincias: Madrid, Barcelona, Santa Cruz de Tenerife, Valencia y Alicante. La otra mitad se reparte de forma muy pareja entre las 52 provincias españolas restantes. 

Brecha digital de género en la trabajadora autónoma

Otra de las cuestiones que ha planteado Billin es si existe brecha digital de género en la autónoma española. Son muchos los informes que señalan que el acceso de la mujer a las Tecnologías de la información y la comunicación es inferior al del hombre.

Sin embargo, según los datos recientemente compartidos por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), en España las mujeres autónomas representan el 35,9%, con un 98,1% del total crecimiento del colectivo en el último año. Por su parte, los datos  del informe realizado por Billin.net muestran que el 39% de sus usuarios son mujeres y el 61% son hombres.

Esto puede significar que, entre los autónomos digitalizados, la mujer ocupa un lugar más destacado que en el total de los trabajadores por cuenta propia. Así pues, la desigualdad entre géneros en la plataforma puede arrastrarse de la ya existente en el conjunto de los trabajadores autónomos. Pero, en todo caso, el dato es más positivo que en el total nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top