X

Bipi inicia una revolución en la movilidad con suscripciones a coches

La startup española Bipi quiere llegar a las 10.000 suscripciones a coches en 2020 para llevar a cabo la netflixación del coche privado: flexibilidad y personlización para el usuario.

Estamos asistiendo a un cambio sin precedentes en el ámbito de la movilidad. El éxito de plataformas colaborativas como Blablacar o el auge del renting o el leasing no han sido más que el principio de una revolución tecnológica de los transportes que tiene decenas de frentes abiertos. Uno de ellos es el que representa Bipi, la startup española que, al más puro estilo Netflix, ha llegado a golpe de suscripción para cambiar la forma en la que accedemos a los coches.

Nace hace dos años y medio de la mano de Hans Christ y Alejandro Vigaray cuando, tras vender Llollo, la startup de aparcamiento que dirigían, deciden centrarse en el proyecto Bipi. Ahora la empresa ya supera los 70 empleados y en marzo se expandirá a Francia. Tal y como nos cuenta el cofundador Hans Christ, Bipi surge para revolucionar un mercado automovilístico tremendamente tradicional en cuanto al modelo de negocio y el tipo de acceso y uso de los coches.

Bipi nace pues para cambiar la forma tradicional con la que estamos acostumbrados a acceder al coche: la compra física. “Si piensas en los últimos 50 años, la forma de acceder y comprar un coche no ha cambiado. Es una experiencia extremadamente offline, 100% física. Vamos a un concesionario, hablamos con los vendedores, compramos un coche, pedimos una financiación, conseguimos el seguro y al final tienes el vehículo durante equis años y pierde el valor. Además, representa un gasto bastante considerable para muchas personas por todo lo que hay alrededor de tener un coche”, expone Hans.

bipi-fundadores
Hans Christ y Alejandro Vigaray, cofundadores de Bipi.

Cambio de concepto

Frente a este sistema cíclico consumista todavía imperante, Bipi ha cambiado el concepto: ya no es tener un coche, es disponer de él. Ya no es tener la propiedad, es tener acceso. De este modo, Bipi ofrece un servicio de suscripción a coches: pagas por utilizar el vehículo. Pero la startup no compite con las plataformas que ofrecen vehículos de uso compartido. En estas, al terminar el trayecto, el coche tiene que estacionarse en una zona determinada y cualquier otra persona puede disponer de él. El servicio de Bipi es otro. Una suscripción mensual a un coche en particular de uso privado, intercambiable por otro, y cuya suscripción puedes cancelar en cualquier momento. Como Amazon o Netflix cambiando las pantallas por ruedas.

“¿Qué pasa cuando necesito mi coche todos los días para ir a trabajar o para llevar a los niños al colegio? La suscripción es una cuota mensual con todo incluido. No tienes que pagar por seguros ni mantenimiento”, afirma Hans. Destaca aún más, no obstante, la otra gran ventaja de la suscripción: “la flexibilidad en comparación con comprar un coche u optar por una financiación o renting”

Hans se fija en otros sectores y habla de adaptar el sector del coche al mundo online para no quedarse rezagados. “En los otros sectores, como la moda o el retail, el ecommerce representa casi ya un 30% de las ventas.Todo se está transformando para que puedas acceder digitalmente”. “Bipi nace para poder acceder a un coche de forma 100 % digital y sea tan sencillo como comprar unos jeans”, señala el emprendedor.

Tal y como apunta, el usuario no está obligado a quedarse con el coche ningún tiempo concreto. Si sus necesidades cambian puedes cambiar de coche. “Si tengo un coche pequeño y un año tengo gemelos y necesito poner dos sillas, si he comprado un coche de renting tendría que hacer un segundo renting o vender ese y cogerme uno más grande”. Con Bipi coges un coche más grande, cambias de cuota mensual y fin de la historia.

Apuesta de futuro

Hans cuenta que el proyecto fue acogido con los brazos abiertos por los inversores por lo revolucionario del concepto. “Ten en cuenta que es un modelo de negocio muy nuevo. Somos la única empresa de suscripciones en España. Un concepto diferente a lo que viene siendo el mercado durante los últimos 50 años”. “Es una forma de innovar en un sector extremadamente tradicional con una propuesta superflexible, superconveniente para el cliente y mucho más digital, que al final es donde va hoy el mercado”, sostiene.

Asegura, asimismo, que el hecho de ser los primeros en hacer lo que hacen les ha brindado una importante ventaja sobre el resto. “Cuando tienes una idea que tiene mucho sentido, ser el único es aún mejor porque no tienes competencia y tienes la oportunidad de adueñarte del mercado”, subraya. No obstante, destaca a los socios como elementales para afrontar un proyecto de estas dimensiones: “Los pros y contras dependen también de quién crea en esa idea y quién la apoye”.

“Somos un nuevo canal de difusión para las marcas que no existía antes, cuando la distribución era 100% offline. En los últimos meses las ventas de los vehículos en los concesionarios han decaído totalmente. La gente ya no tiene tan claro que quiera comprarse un coche, así que vamos más hacia un servicio de pago por uso. Tener un vehículo que se deprecia un 30% el día que lo saco del concesionario no tiene ningún sentido”

Flexibilidad y personalización

Frente a alternativas como el renting o el leasing, Hans, una vez más, defiende Bipi como la opción de la flexibilidad. “Si yo tengo un coche diésel y en un año las restricciones prohíben que los coches diésel entren a las ciudades, si me he comprado un coche o tengo un renting no puedo hacer mucho”, ejemplifica. Y aporta la solución: “Con Bipi lo que haces es cambiarte a un coche híbrido o a uno de gasolina o a un eléctrico y ya está. Esa flexibilidad es la que realmente valora hoy un cliente”.

La otra ventaja clave es la personalización del servicio según necesidades. Hans explica que se pueden elegir la permanencia, el kilometraje, el tipo de seguro y los conductores adicionales que quieras añadir a la suscripción. Dependiendo de estas elecciones y del coche que se escoja, el precio de la cuota mensual cambia.

Bipi

Solo hay penalizaciones por incumplimiento de contrato: “Por cambiarte de vehículo no hay penalización porque es la flexibilidad que ofrecemos. Obviamente, si quieres devolver un coche y tienes contrato hay penalizaciones, pero en el momento de suscribirte, si no quieres tener ningún tipo de permanencia y devolverlo cuando te dé la gana, escoges una permanencia corta y cuando acabe lo devuelves sin ningún tipo de coste”.

Por lo que respecta a precios, Hans precisa que varían todos los días porque entran a menudo nuevos coches. Sin embargo, sitúa la suscripción más barata alrededor de los 150 euros mensuales. Tienen coches que llegan a los 1.000 euros, pero la media está entre 300 y 400, con más de 40 modelos de 30 marcas distintas.

Perfil de cliente

Según revela, mucha gente cree que por ser digitales la mayoría de sus clientes son millenials de 25 años. Y todo lo contrario. “Tenemos prácticamente de todo”, desmiente Hans. Especifica que el cliente promedio tiene de 32 a 42 años y el perfil es “la persona que necesita un vehículo todos los días, que vive en una casa y tiene niños, que necesita moverse a menudo”.

En relación con esto, asegura que el uso privado del coche seguirá teniendo sentido: “Mucha gente dice que el vehículo en propiedad va a desaparecer, pero eso es imposible. No va a desaparecer porque tú no puedes llevar a los niños en moto o en patinete al cole. Necesitas un coche. Lo que va a cambiar es la forma de acceder al vehículo. Los coches no van a ser comprados. Vas a pagar solo por lo que lo utilizas, vas a estar suscrito”.

Partners

Apunta Hans que el éxito de Bipi no sería posible sin la sólida red de partners que les acompañan. De hecho, la flota de la que disponen se la deben absolutamente a ellos. “Tenemos acuerdos muy potentes con muchos partners. El tema de los proveedores de coches es de ellos. Nosotros a lo que nos dedicamos más que nada es a la experiencia de cliente y usuario y la digitalización”. 

En Bipi, según concreta Hans, trabajan con multitud de bancos financieros, tienen más de 20 proveedores y hoy día  trabajan con casi todo el sector de la automoción. “Cuantas más marcas, más opciones de escaparte y modelos tenemos para el cliente, que es lo que queremos. Que si estás buscando un coche o una marca específica 100%, la encuentres en Bipi. Queremos ofrecerle a todo el mundo lo que busca”, puntualiza el CEO.

Objetivos

Quieren llegar a las 10.000 suscripciones en 2020 y en marzo expandirán el negocio a Francia. Por el momento solo operan en España. Eso sí, la suscripción se puede realizar digitalmente desde cualquier punto del país y la empresa transporta el vehículo al lugar donde quiera recogerlo el cliente.

“En España se venden más de un millón de coches todos los años y nuestro objetivo es intentar atraer a la mayoría de ese millón de personas y decirles que hay una mejor alternativa que comprarse un coche”, afirma el cofundador de la startup. Para ello, señala, será importante una labor de difusión y concienciación: “Como Bipi es un servicio y concepto nuevo, toca educar al usuario y mostrarle por qué es mejor”.

bipi-equipo
Parte del equipo de Bipi.

El factor clave de la tecnología

La inversión constante en desarrollo e innovación tecnológica es clave en Bipi: “Somos es una empresa tecnológica. Gestionamos miles de coches y para ellos todo lo que usamos es tecnología: click management, gestión de flota, control de daños… Todo digitalizado”. Además, la experiencia del cliente es digital: “En lugar de acudir a un concesionario, todo lo estás haciendo a través de una página web. Casi el 30 % de nuestro equipo es tecnológico. Ahí es donde más innovamos nosotros y donde pretendemos ser pioneros. En ofrecer una experiencia de cliente 100 % digital”

Futuro del sector del automóvil

Le preguntamos a Hans sobre lo que nos deparará el futuro del sector en los próximos cinco o diez años: “Yo creo que lo que va a pasar es que los canales de distribución como los conocemos offline van a cambiar y ya no vamos a transaccionar tanto, sino que van haber más canales online como Bipi para acceder a vehículos. La compra del vehículo va a ser cada vez menor y van a haber más alternativas de suscripción, renting o lo que sea que se venga en el futuro. Es ahí hacia donde se dirige el mercado y lo que demandan los usuarios. Yobviamente van a haber muchos más coches híbridos y eléctricos”.

El alquiler y la suscripción, tendencia clara

Preguntado por si nos encaminamos hacia un sistema en el que todo sea propiedad de las empresas y todo nos venga dado por ellas, Hans asiente. “La tendencia en todo es a que tú pagues por lo que usas y no tengas que pagar por algo que vas a tener sin utilizar, que no tiene ningún sentido. No tiene sentido comprarte un vestido de novia, por ejemplo, cuando lo vas a utilizar una vez en tu vida. Cuesta una pasta y el mismo vestido lo puedes adquirir muchísimo más barato de esta forma”. “Cada vez vamos más hacia eso en todos los sectores”, asegura. 

La personalización según necesidades y presupuesto es una ventaja importante de estos modelos. No solo el futuro será de la personalización. El presente ya es cada vez más de ella. En el caso de Bipi, el ejemplo es evidente. “Si coges un coche y solo lo conduces 500 km al mes porque lo utilizas los fines de semana, ¿por qué vas a pagar por 2.000 km al mes? No tiene sentido tener una sola opción para todos. Cada uno tenemos nuestras necesidades”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tu comentario
scroll to top